Autocuidado

pared cemento

¡Seguimos celebrando! así que os compartimos  otro viaje por reflexiones y aprendizaje de nuestrxs queridxs profesionales. Nosotrxs ya lo estamos aplicando, entre otras cosas, bailando bajo la lluvia, ¿y tu?
Gracias por sumar a las interdependencias para cuidarnos cada día con mayor eficacia y eficiencia.

Hagamos de ello un arte!  Adelante.

No es raro que cuando nos ha sucedido una adversidad, como pueda ser una ruptura de pareja, un problema en el trabajo, o vivir tiempos de pandemia como los que estamos experimentando todos en estos momentos, podamos llegar a notar sorprendentes cambios en nosotros mismos. Cambios que nos pueden hacer ver el mundo de una forma distinta a como lo veíamos antes.

En algunas ocasiones, estos cambios pueden acarrear consecuencias que no deseamos y afectar a diferentes parcelas de nuestra vida, como a la relación con la familia, al desempeño de nuestro trabajo o también a nuestro tiempo libre y a la relación con los amigos. Cuando esto ocurre, es común realizar verbalizaciones del tipo: “Desde que tuve aquel accidente de tráfico creo que algo en mí cambió, me noto más nervioso e irritable y eso hace que discuta a menudo con mi chica a pesar de que la quiero mucho…”, “Antes era capaz de relacionarme perfectamente con la gente, pero desde que quedé en ridículo aquel día, siento muchísima vergüenza. He dejado de quedar con mis amigas”; “Me cuesta disfrutar de las cosas como lo hacía antes…”. Estos comentarios reflejan sin duda que atravesamos dificultades, vislumbrando lo que puede llegar a conformar el comienzo de un “problema psicológico”.

Desafortunadamente no podemos evitar que en nuestro camino sucedan problemas y circunstancias imprevistas, pero en cambio si podemos aprender cosas para manejarnos mejor en la adversidad. 

Para avanzar, mejorar en nuestra calidad de vida y con motivo del Día Mundial de la Salud Mental en este año 2020, te planteamos unos consejos relacionados con el AUTOCUIDADO que sin duda enriquecerán tu día a día.

Autocuidado físico:

  • Igual que nuestros dispositivos no funcionan sin batería, lo mismo nos ocurre a las personas. Procura dormir lo suficiente (7-9h)
  • Somos lo que comemos. Mantén una buena salud alimentaria.
  • Mantente activo, realiza ejercicio físico con regularidad. No hay mente sana sin cuerpo sano. 

Autocuidado emocional:

  • Acepta tus emociones diarias y convive con ellas. Tratar de combatirlas siempre será una lucha contra una parte de uno mismo, una batalla perdida. 

Autocuidado social:

  • Los seres humanos somos seres sociales. Habla, comparte, y apóyate en la gente de tu alrededor.

Autocuidado espiritual:

  • Reflexiona, disfruta y comparte arte, aprovecha el momento, pasa tiempo en la naturaleza, medita, escoge tu trabajo, lucha por tus metas, tómate descansos… En definitiva, alimenta tu alma. 

Piensa en el autocuidado como una obligación ética, trata de ponerlo en marcha de forma progresiva practicándolo “de menos a más”, planificándote y de ajustándote a metas realistas y sobre todo… disfruta del camino.

 

DAVID LOZANO CASTELLANOS

Nº Col.: M-25248

Deja una respuesta